Consell de Mallorca - Favicon
Consell de Mallorca Sede Electrónica Infomallorca Transparencia

ES

Webs oficiales

null El espectáculo de danza Dosis de paraíso, que opta a cinco premios Max, en el Teatre Principal

El espectáculo de danza Dosis de paraíso, que opta a cinco premios Max, en el Teatre Principal

(13/07/2021)

La obra del israelí Sharon Fridman se podrá ver este viernes 16

Dosis de paraíso, la última creación del prestigioso coreógrafo israelí Sharon Fridman, llegará al Teatro Principal de Palma este viernes, 16 de julio, en una única función en la Sala Grande, dentro del II festival de verano «Fila U».

Este espectáculo coreográfico es una exploración sobre el amor y las relaciones personales y sentimentales, una exploración a partir de un diálogo del lenguaje corporal y la danza con las nuevas tecnologías en la investigación de espacios emocionales, todo gracias al trabajo intenso y la colaboración de artistas de España, de Bélgica y de Israel.

Con coreografía y dirección de Sharon Fridman (nacido en Israel en 1980, pero establecido en Madrid desde hace años), Dosis de paraíso cuenta con la interpretación de Melania Olcina y Arthur Bernard Bazin, y la música en directo de Ofer Smilansky.

Desde que se estrenó en marzo de 2020, Dosis de paraíso ha ido acumulando elogios de la prensa especializada y del público asistente e, incluso, el montaje opta a cinco premios Max 2021: mejor espectáculo de danza, mejor coreografía, mejor intérprete femenina y masculino, y mejor diseño de iluminación.

En palabras del autor, Dosis de paraíso «nace de la necesidad de tratar el amor y la relación entre dos personas en escena, estableciendo un diálogo con las nuevas tecnologías que permita encontrar nuevos espacios subjetivos, emocionales. La evolución de las relaciones humanas y sus posibilidades para conseguir la armonía siguen siendo nuestra gran fuente de inspiración».

Para conseguir este diálogo, la tecnología, la iluminación y el control del espacio escénico juegan un papel primordial. «En Dosis de paraíso utilizamos cuatro proyectores con la idea de generar espacios virtuales en tres dimensiones, un territorio creado e iluminado por cuatro ojos que conforman un mundo nuevo, donde cielo y tierra se confunden y cuestionan el concepto de gravedad. Todo eso es la realidad», concluye Fridman.