Almazaras

  

 

La almazara es el lugar donde se transforma la aceituna en aceite. Reúne todos los elementos necesarios para los tres trabajos principales que se deben hacer: la molienda, el prensado y el almacenaje.

Parecer ser que fueron los fenicios o los griegos quienes introdujeron el cultivo del olivo en Mallorca desde la península. En la segunda mitad del siglo XIII, después de la conquista catalana-aragonesa, se intensificó el cultivo del olivo. Uno de los factores que explican la expansión son los tributos que se pagaban por el aceite. Y a lo largo de los siglos posteriores el aceite se convierte en elemento clave de la economía insular, un producto de consumo, de intercambio comercial y de exportación a los mercados europeos. Pero dicha exportación desciende a partir de la primera mitad del siglo XIX a causa de la competencia de otros países, de la caída de las cosechas y de las políticas de protección del producto.

A pesar de todo, durante el siglo XX el aceite continúa siendo parte esencial de la economía insular i en cada hacienda situada en una zona oleícola encontramos una almazara.

Se han localizado 607 almazaras, de las cuales se han catalogado 417 y sabemos que 124 han sido derruidas o desaparecido. Los muncipios con mayor concentración de almazaras son los de la serra de Tramuntana: Pollença, Sóller, Bunyola y Andratx, sin olvidar el Raiguer con Alaró y Selva, o el Llevant, con el municipio de Artà.