Consell de Mallorca - Favicon
Consell de Mallorca Sede Electrónica Infomallorca Transparencia

ES

Webs oficiales

Atrás Las residencias para personas mayores recuperan la normalidad en el actual contexto de Covid-19

Las residencias para personas mayores recuperan la normalidad en el actual contexto de Covid-19

(20/04/2022)

Se mantiene el uso obligatorio de la mascarilla sólo para el personal, las visitas o personas positivas, así como otras medidas de protección y seguridad, dada la vulnerabilidad del colectivo y del entorno residencial, pero se reducen cuarentenas y aislamientos.

Las personas que residen en los centros de personas mayores no tendrán que llevar la mascarilla en el interior de los centros. Así lo apunta el nuevo decreto que hoy se ha publicado en el BOE y que deja claro que las residencias tienen la condición de hogar para estas personas, por lo cual la mascarilla solo será obligatoria para los profesionales y los visitantes. Ahora bien, las personas residentes que hayan dado positivo de Covid tendrán que llevar, con el fin de preservar al máximo la seguridad.

Este nuevo decreto se basa en la nueva coyuntura sanitaria y reforzaría la idea general del Plan de actuación en Centros Sociosanitarios y Residencias de Personas Mayores ante la pandemia de la Covid-19 que entró en vigor a principio de mes en las residencias de Mallorca y que quiere dar respuesta a la afectación psicoemocional, la pérdida de la autonomía personal y de las relaciones interpersonales que ha representado la pandemia para las personas residentes. Concretamente, la idea de este Plan es recuperar la normalidad convivencial y las actividades en los centros residenciales de personas mayores, pero manteniendo ciertas medidas de prevención y seguridad.

La normativa, consensuada por la Conselleria de Salut y la d’Afers Socials y los Consells insulars, recoge los protocolos de sectorización, detección precoz y pla de actuación ante personas con riesgo de infección, cómo tienen que ser los ingresos en los centros y las pautas para las visitas y las salidas. Como novedad principal, determina que los aislamientos de las personas residentes con Covid pasan a ser de cinco días, si no presentan síntomas en las 24 horas anteriores, y no de siete días como hasta ahora.

Además, establece que todos los contactos estrechos se tienen que someter a pruebas de antígenos o PCR para detectar posibles casos asintomáticos pero con la idea de conseguir la máxima normalidad posible dentro de lo que es un entorno vulnerable, los residentes que sean contactos estrechos de una persona infectada y hayan dado un resultado negativo no tendrán que hacer cuarentena.

Aunque el aislamiento se reduzca a cinco días obligatorios, todas las personas mayores positivas o consideradas contactos estrechos tendrán que extremar las precauciones durante diez días, reducir todo lo posible las interacciones sociales, llevar puesta la mascarilla en todo momento y mantener una higiene de manos adecuada. Especialmente se tiene que evitar el contacto con otros usuarios de la residencia.
Con respecto a los profesionales que han sufrido Covid, también se reincorporarán después de cinco días, si no tienen síntomas y después de dar negativo en un test de antígenos. En general, el personal con contacto directo con los residentes, extremará las precauciones y utilizará el EPI para atender tanto a los residentes positivos como a los que presentan una sintomatología compatible con la Covid-19.

Con el nivel general de inmunización, tanto de las personas que viven en los centros residenciales como de las personas trabajadoras, se considera que estos centros son espacios seguros para la gente que vive allí y trabaja. Por este motivo, se facilita al máximo el ingreso de nuevas personas. Eso sí, se solicitará una prueba diagnóstica negativa previa a todos los nuevos ingresos que o bien no se hayan vacunado o no presenten la pauta completa.

Los protocolos de las visitas y salidas de los residentes no experimentan mucha variación. Se normalizan las visitas sin limitación de personas, ni de número de visitas, ni de lugar, pero con medidas de protección individual (mascarilla e higiene de manos) y buena ventilación de los espacios. En este sentido, se priorizan en los espacios exteriores siempre que sea posible.

Estas, igual que las salidas de los residentes con sus familiares, en ningún caso se podrán llevar a cabo si la persona mayor o los familiares son positivas, contactos estrechos de un positivo o presentan síntomas compatibles con la Covid. En caso de que la persona mayor permanezca más de 72 horas fuera del centro, tendrá que presentar una prueba diagnóstica negativa antes de volver a la residencia en caso de no haber sido vacunada o no haber recibido la pauta completa.

Desde el inicio de la pandemia, todos los centros del IMAS han seguido escrupulosamente los diferentes protocolos de prevención con el fin de garantizar el máximo bienestar de las personas mayores que viven en las residencias. En este sentido, hay que recordar que prácticamente la totalidad de las personas residentes y cerca del 90% de los profesionales que trabajan han completado la pauta de vacunación recomendada.