Consell de Mallorca - Favicon
Consell de Mallorca Sede Electrónica Infomallorca Transparencia

ES

Webs oficiales

Fiestas de interés cultural

Algunas fiestas singulares como el Firó de Sóller, el sermón de la Enganalla, Sant Antoni de sa Pobla, Sant Joan Pelós, los Cavallets de Felanitx o los Cossiers de Alaró, de Manacor y de Montuïri han sido declaradas fiestas de interés cultural por el Consejo de Mallorca. Un patrimonio único en el mundo que forma parte de nuestra historia.

Todas fueron declaradas Fiestas de Interés Cultural el día 8 de octubre del 2015, excepto el sermón de la Enganalla que se declaró el día 12 de mayo del 2016 y els Cossiers de Montuïri que se declaró el día 26 de julio del 2018.

El Firó de Sóller

El segundo fin de semana de mayo se celebra la Feria y el Firó de Sóller, las fiestas más populares del municipio, que conmemoran la victoria de los sollerenses sobre la invasión sarracena ocurrida el 11 de mayo de 1561. Entre los actos de las fiestas destaca la investidura de las Valentes Dones, que rememora el valor de dos sollerensas que supieron defenderse de los moros. Pero el Firó, que se celebra el lunes, es la fiesta por excelencia; se hace una representación histórica del saqueo de los moros a la villa, desde su desembarco en el puerto hasta la defensa de los sollerenses, que los vencieron después de tres batallas. Una fiesta ruidosa con truenos, tracas y petardos, donde reina la alegría, y la pasión de los sollerenses por su historia.

Sant Antoni de sa Pobla

Las fiestas de Sant Antoni son de las más importantes de las que se celebran en sa Pobla, con un fuerte arraigo popular. Están documentadas desde 1365. Se celebran en honor del titular de la parroquia, patrón de los animales, ya que durante la Edad Media la economía poblera era eminentemente ganadera. Tienen un doble carácter, religioso y profano, con la presencia del santo y del demonio, y están integradas por un conjunto de actos religiosos, sociales, culturales y deportivos.

El acto central es la vigilia que se celebra la víspera de Sant Antoni cuando han finalizado los actos institucionales. Empieza con el encendido de las hogueras que hay por las calles y plazas de la villa, más de un centenar, y la gente suele cenar en los portales o cocheras, compartiendo deliciosas espinagades de anguila. Después, los que tocan la zambomba y los cantadores salen por las calles a cantar de hoguera en hoguera.

Sant Joan Pelós de Felanitx

El día de San Juan, el 24 de junio, Sant Joan Pelós baila en Felanitx. Representa la figura de San Juan Bautista. Se trata de un joven vestido con una camisa blanca, falda y capa roja que además lleva una careta. También lleva una cruz de madera con la inscripción Ecce Agnus Dei Quitoli, y durante su recorrido —que empieza a las 18 h en la calle de sa Gerreria— ejecuta un baile antiguo lleno de saltos y reverencias, acompañado de música tradicional. Al acabar la danza, se reparten claveles entre el público asistente.

Los Cavallets de Felanitx

"Els Cavallets" de Felanitx fueron creados por los frailes agustinos que llegaron a Felanitx hace más de 200 años. Son un grupo de jóvenes danzantes —seis cavallets  y una dama, normalmente niños de entre 10 y 14 años—que bailan el día de Santa Margarita y el día de San Agustín y las vísperas de estas fiestas, acompañados de la música de los xeremiers. Los cavallets llevan un caballo de cartón en la cintura y visten una guerrera roja, un sombrero verde y unos bombachos blancos con una ristra de cascabeles. La dama lleva un vestido verde y un sombrero rojo. Interpretan un repertorio de nueve danzas: es rol·let, ses tres potadetes, s'envestida, es canvis, ses cadenilles, es passeig, es pas nou  y ses esses (la antiguas, que se bailan en la parroquia de Sant Miquel por Santa Margarita y las nuevas, que se bailan en el convento de Sant Agustí el día del santo).

Los Cossiers de Alaró

Los cossiers de Alaró es una tradición recuperada el año 1922 que se celebra en la villa cada 16 de agosto, día de San Roque. Se trata de seis hombres, una dama y el demonio que bailan danzas ancestrales que simulan la eterna batalla entre el bien y el mal, conocidas como Sa processió, Sa gentil senyora, Sa cadena, S'embull, Es Bergansó, Es nou  y L’acompanyament. El demonio no participa en todas las danzas, pero siempre es vencido.

El primer baile se ejecuta delante del Ayuntamiento y, a continuación, los cossiers empiezan un recorrido por las calles del pueblo, acompañando a los músicos. Por la tarde, después de la misa, bailan La ofrenda dentro de la iglesia, mientras el demonio espera fuera. A diferencia de otros grupos de cossiers de Mallorca, la música se toca con un flautín largo.

Los Cossiers de Manacor

Los cossiers de Manacor danzan el día del pregón de las Ferias y Fiestas de Primavera (último viernes de mayo) y el día de la fiesta del Santo Cristo (día de Pentecostés, quincuagésimo). Actualmente son seis cossiers y una dama acompañados de un demonio -recuperar el año 2006- y de un grupo de xeremiers (gaitas, flauta y tamboril). En el recorrido por las calles de Manacor interpretan cinco bailes diferentes: Es peuet, La balanguera (versión larga y versión corta), Es broquers (único baile de bastones en toda Mallorca) y Sa processó (baile de acompañamiento, interpretado también por las gaitas). Después de los bailes, los danzantes reparten un brote de romero como símbolo de fiesta y de primavera.

Se ha conservado documentación escrita de los cossiers desde el siglo XVIII hasta mediados del siglo XX, cuando dejaron de bailar. Pero en mayo de 1981 reanudaron la actividad.

El Sermón de la Enganalla

Es un discurso litúrgico que se pronuncia desde hace siglos el domingo de Pascua en el convento de los franciscanos de San Buenaventura de Llucmajor. El nombre de enganalla proviene de la simulación de duelo que hacen el organista y el predicador, que tratan de engañarse mutuamente  ya que el predicador hace todo lo que puede para terminar el sermón cuando menos se lo espereel organista, y éste hace también todo lo posible para engañar al predicador poniéndose a tocar el órgano cuando el sermón está pràcticament acabado. El sermón no es nunca el mismo sino que depende del ingenio de los protagonistas

Hasta finales del siglo XIX el Sermón de la Enganalla era una práctica habitual en otros pueblos de Mallorca pero hoy sólo se conserva en Llucmajor.

Los Cossiers de Montuïri

El baile de los cossiers de Montuïri es de origen desconocido, aunque los estudiosos lo relacionan con antiguos rituales ofrecidos a divinidades agrarias para conseguir la fecundidad de la tierra y para agradecer las cosechas obtenidas.

Las danzas de los cossiers de Montuïri (suman once bailes, algunos recuperados los últimos años) se manifiestan tres días al año, con un recorrido similar por las calles del pueblo: el 15 de agosto, fiesta de la Asunción, y los días 23 y 24 de agosto por la festividad de San Bartolomé.

 

Trámites y procedimientos relacionados