Se trata de un molino de viento harinero con base. Edificado a mediados del siglo XIX, el molino de Santa Ponça se usaba como vivienda y se abandonó en el primer cuarto del siglo XX. Es propiedad del Ayuntamiento de Calvià y fue restaurado en 1995. El Consell de Mallorca construyó el chapitel y las aspas.